REFRIGERACIÓN DEL MOTOR

Radiadores de refigerante

Nuestros radiadores de refrigerante son cruciales para el rendimiento de un módulo de refrigeración. Gracias a su colocación en la corriente de aire en el frontal del vehículo, son capaces de liberar óptimamente al aire exterior el calor residual del motor que ha sido absorbido por el refrigerante. En MAHLE, todos los componentes como el bloque de refrigeración y el depósito de agua —incluidas todas las conexiones y elementos de fijación— destacan por su minucioso acabado y su larga vida útil. El bloque de refrigeración en sí consta de la red de radiadores con un sistema de tubos y aletas, los fondos de tubo y los soportes laterales. En los radiadores convencionales, el depósito de agua está hecho de poliamida reforzada con fibra de vidrio. También hay disponibles radiadores íntegramente de aluminio con un peso reducido y una escasa profundidad constructiva.

Depósitos de expansión

Cuando sube la temperatura del refrigerante, este se dilata. Esto hace que al mismo tiempo se incremente la presión en el sistema de refrigeración. Para mantenerla constante a pesar de todo, los robustos depósitos de expansión MAHLE absorben el refrigerante que se expande a través de una válvula que hay en la tapa de cierre. Así consiguen de forma fiable que la presión regrese al valor preajustado y que se descargue el sistema de refrigeración.

Bombas de agua y kits

Como elemento central de un circuito de refrigeración, las bombas de agua se cuentan entre las piezas de repuesto más pedidas. Para estar a la altura de los requisitos del mercado, MAHLE ofrece tanto bombas convencionales accionadas con correa como modelos con control electrónico. Todas las bombas de agua de nuestro surtido destacan por su gran calidad y cumplen todos los requisitos en cuanto a funcionamiento y adaptación precisa. Están disponibles no solo como piezas individuales (si procede, incluidas las correas y las juntas), sino también como kits fáciles de montar, con correas dentadas perfectamente ajustadas entre sí y, si procede, con rodillos sensores, de desvío y de guía, juntas y amortiguadores.

Intercambiadores de calor del habitáculo

Los intercambiadores de calor del habitáculo MAHLE aprovechan el calor liberado por el motor para la gestión de la temperatura en el interior del vehículo. El principio de funcionamiento es tan simple como eficaz: el refrigerante fluye a través de los intercambiadores de calor que hay bajo el tablero de instrumentos. Y precisamente por ahí pasa la corriente de aire que es generada por el soplador del habitáculo. El aire calentado en este proceso transmite la temperatura directamente al habitáculo y proporciona así un clima agradable aunque haga frío en el exterior.

Ventiladores del condensador/radiador de refrigerante

Para una refrigeración eficiente del motor no solo se necesitan radiadores potentes, sino también ventiladores de alto rendimiento, como son los modelos MAHLE. Constan de un motor eléctrico con una hélice abridada. Colocados delante o detrás del condensador o el radiador de refrigerante, eliminan de forma fiable el calor del refrigerante a través de su corriente de aire. Los coches con un sistema de climatización requieren un ventilador más potente o bien un ventilador adicional.

Ventiladores y acoplamientos

Si se suministra el aire de refrigeración de forma eficiente, se reduce el consumo de combustible y, en consecuencia, se alivia la carga sobre el medio ambiente. Con los productos de la tradicional marca Visco®, con 50 años a sus espaldas, MAHLE recoge en su catálogo ventiladores y accionamientos de ventilador especialmente potentes y acreditados. Los acoplamientos de Visco® se encargan de conseguir ahorros adicionales y una reducción de los ruidos del motor. En los motores de vehículos industriales y en los de turismos potentes permiten regular en función de la demanda las corrientes de aire de refrigeración estableciendo con la hélice una conexión por fricción en función de la temperatura e influyendo sobre su número de revoluciones. Si no se necesita ningún aire de refrigeración, el acoplamiento se desconecta por completo.

Radiadores de aceite

Con el avanzado diseño técnico de los radiadores de aceite MAHLE no solo se amplían los intervalos de cambio de aceite. Gracias al espectro de temperatura del aceite del motor prácticamente inmutable, también se alarga la vida útil del motor. Para poder cumplir todos los requisitos de nuestros clientes, ofrecemos una amplia selección de modelos de radiador de aceite refrigerados con aire y con refrigerante. En este sentido, resulta especialmente ligero y compacto el radiador de aceite de discos apilables variable que carece de carcasa de refrigerante y está fabricado íntegramente en aluminio.

Intercoolers

Desde el incremento de la potencia en todo el rango de revoluciones hasta ahorro de combustible y descarga térmica del motor: la refrigeración del aire de combustión mediante intercoolers en motores sobrealimentados supone muchas ventajas. Por tanto, tampoco es de extrañar que estén equipados con ellos casi todos los vehículos modernos que tienen turbocompresor. MAHLE cuenta con dos variantes distintas: modelos para la refrigeración directa de aire sobrealimentado en los que el refrigerador instalado en la parte delantera del vehículo se refrigera con el aire ambiente y modelos con refrigeración indirecta de aire sobrealimentado. Por estos últimos fluyen los refrigerantes y liberan el calor al aire ambiente a través de un radiador de baja temperatura.

Radiadores de recuperación de los gases de escape

La temperatura de combustión en el interior del cilindro juega un papel crucial en la generación de óxidos de nitrógeno en la cámara de combustión. Los radiadores de recuperación de los gases de escape de MAHLE permiten cumplir de forma fiable los valores límite vigentes. Los intercambiadores de calor especiales de acero inoxidable de alta calidad o aluminio refrigeran muy rápido una parte de la corriente principal de gas de escape. A continuación, esta se conduce de nuevo al aire de admisión. La temperatura de combustión más baja en el cilindro influye positivamente sobre la formación de NOx.

CLIMATIZACIÓN

Compresor A/C

Un compresor A/C es un elemento imprescindible en el vehículo, ya que comprime el gas refrigerante y lo calienta. A través de los elementos intermedios entre el condensador A/C y del evaporador, donde se produce el frío de evaporación deseado para el habitáculo, el refrigerante vuelve entonces al compresor A/C y el circuito se inicia de nuevo. Por regla general, el grupo es accionado por el motor mediante una correa trapezoidal o en V. Para la lubricación, el compresor A/C utiliza un aceite especial que circula en parte con el refrigerante dentro del sistema de climatización. Las dimensiones del compresor A/C son distintas en función del tamaño del sistema. La oferta de modelos de alta calidad de MAHLE es muy amplia, y abarca también la última generación de grupos con accionamiento eléctrico y específicos para distintos vehículos del especialista en compresores A/C SANDEN.

Condensador A/C

El condensador A/C es el «antagonista» del compresor A/C: si este último comprime y calienta el refrigerante, el condensador vuelve a bajar la temperatura. A tal fin, el gas fluye por las tuberías y las lamas del condensador A/C dispuesto delante del radiador de refrigerante y libera calor al hacerlo. Esto hace que baje la presión y el refrigerante se licúa. Para facilitar la logística y el montaje, MAHLE no solo incluye en su catálogo multitud de condensadores A/C, sino también módulos acabados. En ellos, un condensador de y el depósito de expansión/colector con secador integrado constituyen ya una sola unidad.

Filtro desecador y acumulador

Si el refrigerante está contaminado o si contiene humedad, puede provocar daños en el compresor, entre otros. Esto se puede evitar con los filtros desecadores cuidadosamente diseñados de MAHLE que, según el tipo de sistema, también se conocen como «acumuladores»: cuando el refrigerante líquido fluye a través de ellos, pasa por un filtro higroscópico que retiene tanto la humedad como las partículas finas. Sin embargo, puesto que el filtro desecador solo es capaz de retener una cantidad limitada de humedad antes de que se sature el medio desecador, es necesario sustituirlo periódicamente cada dos años o bien cada vez que se abre el circuito de refrigerante. Por otra parte, los filtros desecadores de MAHLE también desempeñan otra importante tarea: su parte superior sirve de área de compensación, mientras que la inferior ejerce como depósito de refrigerante. Esto permite una compensación óptima de las oscilaciones de presión que hay en el sistema.

Válvula de expansión y termostática

La válvula de expansión o —según el diseño del sistema de climatización— termostática se encuentra delante del evaporador y separa dentro del circuito de refrigerante el área de alta presión del área de baja presión. El refrigerante líquido se inyecta a través de la válvula al evaporador, allí se transforma en gas y libera entonces el frío de evaporación deseado. Para conseguir la potencia frigorífica ideal, las válvulas de expansión o termostáticas de MAHLE regulan el flujo de refrigerante exactamente según la demanda.

Evaporador

El evaporador es un elemento crucial en la gestión de la temperatura. Se encuentra en el habitáculo del vehículo debajo del tablero de instrumentos y está integrado en el sistema de ventilación. El evaporador sirve para el intercambio de calor entre el aire que lo rodea y el refrigerante del sistema de climatización. El refrigerante líquido sometido a alta presión pasa aquí a estado gaseoso. El frío de evaporación que se genera de esta forma se libera al entorno a través de la gran superficie del evaporador y es conducido directamente por el flujo del soplador al habitáculo del vehículo. En este sentido, los evaporadores de MAHLE destacan por su gran potencia, su escasa profundidad constructiva y su peso ligero.

Sopladores de habitáculo

Vista despejada y un clima agradable en el habitáculo: los sopladores de habitáculo de MAHLE no solo son muy importantes para el confort, sino también para la seguridad del conductor y los demás ocupantes del vehículo. Por tanto, también es muy importante que su diseño sea cuidadoso y que garantice una larga vida útil.

Interruptores A/C

Los interruptores A/C de MAHLE controlan con fiabilidad distintos relés de corriente de trabajo y conmutan el encendido y el apagado de diversos componentes del sistema en función de puntos de presión predeterminados. Por tanto, permiten un uso seguro y eficaz del sistema de climatización en todo momento y en cualquier circunstancia.

Reguladores y resistencia de ventilador A/C

Los reguladores regulan el ventilador y, por consiguiente, el flujo de aire dentro del habitáculo. A menudo se encuentran cerca del ventilador del habitáculo o bien se montan directamente en el ventilador. MAHLE ofrece distintas variantes de reguladores que funcionan de forma eléctrica o bien electrónica:

Los reguladores de ventilador eléctricos presentan varias resistencias y, en su mayoría, también un termofusible: en caso de sobrecarga, se desconectan para proteger a los demás componentes. Los reguladores eléctricos permiten usar el ventilador a diferentes niveles de velocidad.

Los reguladores de ventilador electrónicos MAHLE se activan mediante una señal modulada por amplitud de impulsos. Gracias a ellos, la climatización se puede regular de forma continua muy cómodamente a través del ventilador. Otra ventaja es su capacidad para el autodiagnóstico: reconocen por sí mismos su estado y notifican eventuales fallos inmediatamente a la unidad de control.

Elementos accionadores eléctricos para trampillas de mezcla

Los elementos accionadores eléctricos para sistemas de climatización MAHLE también cumplen los máximos requisitos: se usan fundamentalmente en sistemas de climatización con regulación automática para controlar las trampillas de aire y las trampillas de mezcla. Así garantizan que se distribuya a la perfección el flujo de aire dentro del habitáculo del vehículo. Esto reduce el riesgo de que se empañen o se congelen las lunas o que el conductor vea perjudicada su concentración debido a un clima desagradable en el habitáculo o a una corriente de aire.

Aceites de compresor A/C

Un aspecto decisivo para el funcionamiento seguro y duradero de un sistema de climatización es la calidad del aceite de compresor A/C utilizado. El uso de un aceite incorrecto o de aceites de baja calidad supone un incremento del desgaste y puede provocar una avería prematura en el compresor A/C. MAHLE ofrece aceites de compresor sintéticos. Nuestra recomendación especial es el aceite PAO 68, que ha acreditado su valía en la práctica desde hace más de 20 años y que contribuye a mejorar el rendimiento del sistema de climatización. A diferencia de otros aceites, el aceite PAO 68 no es higroscópico, es decir, que no absorbe nada de humedad del aire del entorno. Se puede utilizar en lugar de diversos aceites PAG y se puede aplicar en sistemas de climatización con R134a y algunos con R1234yf, así como en algunos compresores A/C con accionamiento eléctrico (se ruega tener en cuenta la sinopsis de aplicaciones en cada caso). Esto simplifica considerablemente el manejo: para la mayoría de casos de aplicación basta con una sola versión del aceite PAO-Öl 68, y está vigente la plena garantía de MAHLE tanto para compresores A/C accionados con aceite PAO 68 como para los accionados con aceite PAO 68 Plus UV.

Como socio global, MAHLE Behr desarrolla y produce sistemas y componentes de gestión térmica para prestigiosos fabricantes de motores y automóviles.

Los termostatos MAHLE funcionan tanto con calor tropical como con frío ártico. Ponen cualquier motor rápidamente a la temperatura de funcionamiento correcta controlando el circuito de refrigeración. Para los distintos requisitos, MAHLE ofrece multitud de termostatos diferentes y otros componentes para la regulación de la temperatura.