Tips para talleres automotrices

Lo que se debe observar cuando se manejan turbocargadores
El turbocargador es una unidad técnicamente compleja con componentes que encajan perfectamente. Cuando se maneja, lo siguiente es importante:

  • Personal de taller capacitado
    Los turbocargadores alcanzan velocidades de hasta 300,000 rpm. Sus componentes individuales están fabricados con las tolerancias mínimas de fabricación. Por lo tanto, el mantenimiento y el reemplazo deben ser realizados por personal debidamente calificado. Lo importante aquí también es el uso de herramientas y máquinas especiales, por ejemplo para equilibrar.
  • No cambiar nada en el turbocargador.
    El diseño del turbocargador está optimizado para un tipo de motor específico en la planta. Por esta razón, no se deben hacer ajustes a ellos. Por ejemplo, si aumenta la presión de sobrealimentación, puede provocar el sobrecalentamiento del motor, lo que daña los pistones, la culata o los soportes del motor.
  • Utilizar el aceite del motor correcto
    Importante: cuando cambia el aceite: utilice únicamente el aceite del motor recomendado por el fabricante. Cualquier desviación en la viscosidad, por ejemplo, puede causar una lubricación incorrecta y dañar el turbocargador.
  • Cumplir con la homologación
    Al intercambiar, asegúrese de usar solo piezas y herramientas que correspondan a las especificaciones de los fabricantes de vehículos y motores. De lo contrario, existe el riesgo de pérdida de potencia o incluso daños al motor, por no mencionar la pérdida de la garantía, la homologación del vehículo y la cobertura del seguro.