Termostatos MAHLE, gestores del circuito de refrigeración

Para trabajar de forma eficiente, sin desgaste ni emisiones nocivas, el motor de combustión necesita un nivel de temperatura lo más constante posible. Para ello se usan termostatos que regulan la temperatura del motor mediante refrigerante.

Invirtiendo constantemente en innovación y mantenimiento de sus rigurosos estándares de calidad, el Grupo MAHLE ofrece competencias únicas en áreas estratégicas del sector automotriz. En esta oportunidad la gestión térmica, otra novedad que llega al mercado argentino a través de los termostatos MAHLE Original. Este lanzamiento es una contribución más del líder mundial de componentes de motor para atender mejor las demandas de la industria y de sus
clientes.


Para que el motor de combustión funcione siempre de manera óptima es necesario controlar y regular su temperatura. Así, la gestión térmica tiene muchos cometidos diferentes (y en parte
incluso contradictorios):

Calentamiento rápido: el motor debe alcanzar lo antes posible la temperatura de servicio.
Transformación efectiva: el motor de combustión debe transformar el combustible eficazmente en energía cinética, es decir, generar la menor pérdida de calor posible. Temperatura idónea: durante el funcionamiento, el motor debe mantener una temperatura de servicio óptima y constante. Calefacción fiable: el interior del vehículo debe calentarse con
rapidez y fiabilidad durante la época fría del año. Buena refrigeración: al sobrepasar la temperatura de servicio, el motor debe ser refrigerado de forma fiable y eficaz.

La gama de MAHLE Aftermarket se amplía con una multitud de termostatos diversos y otros componentes para la regulación de temperatura:

  • Elementos de dilatación
    El corazón del termostato: al calentarse aumenta el volumen del material de dilatación (cera) y con esto mueve el pistón. Si la temperatura vuelve a descender, el volumen disminuye y un resorte presiona el pistón de nuevo a su posición inicial. Los elementos de dilatación no requieren mantenimiento y son de larga duración. Su espectro de aplicación es muy versátil: fuerzas de aplicación de 30 N a 2500 N, carreras pequeñas o grandes y una multitud de rangos de regulación dentro del margen de temperatura entre –20 ºC y +130 ºC.
  • Elementos de termostato
    Aplicación precisa: los elementos de termostato permiten una regulación exacta de los circuitos de refrigerante, de hasta aproximadamente 20 m3/h en turismos, vehículos industriales, motores estacionarios, así como maquinaria agrícola y de construcción.
  • Termostatos integrales
    El desarrollo continuo de los elementos de termostato: en el termostato integral ya están incorporados todos los componentes, como el elemento del termostato, la tapa y la junta. Puede fijarse directamente en el bloque motor.
  • Termostatos de carcasa
    Pueden conectarse completamente con mangueras, o bien estar equipados con una brida y conexiones de manguera. Se caracterizan por estar compuestos de una tapa y una carcasa, es decir, la cámara de mezcla ya está integrada.
  • Termostatos de diagrama operativo
    Los gestores más efectivos del sistema térmico: en el material de dilatación de su elemento de trabajo está integrada una resistencia de calefacción eléctrica. De este modo, también pueden trabajar mediante accionamiento eléctrico y, por tanto, influir con mucha más rapidez en la temperatura del motor para hacerlo funcionar dentro del intervalo óptimo en las distintas condiciones de carga y servicio. El resultado: un mayor rendimiento del motor, así como un menor consumo y emisiones. El momento y la forma en que se debe calentar se definen en un diagrama operativo que está integrado en la unidad de control del motor.
  • Termostatos de anillo obturador
    Los protagonistas del trabajo más duro: regulan circuitos de refrigerante en motores de gran potencia a partir de caudales de aproximadamente 20 m3/h, por ejemplo en turismos y vehículos industriales grandes, en barcos y locomotoras. El principio del anillo obturador permite una descarga axial del elemento de trabajo de material de dilatación y, de este modo, una regulación precisa incluso bajo carga hidráulica extrema, manteniendo constante la elevada seguridad de funcionamiento.
  • Conmutadores térmicos
    Protegen de forma segura contra un sobrecalentamiento del motor del vehículo cuando está parado: los conmutadores térmicos abren o cierran el circuito de corriente cuando se alcanza una determinada temperatura de refrigerante, por ejemplo, junto a un ventilador del radiador. Los conmutadores térmicos de MAHLE Aftermarket están diseñados para una tensión de servicio de hasta 24 voltios.
  • Sensores térmicos
    Extremadamente termosensibles: los sensores térmicos proporcionan al control electrónico del motor, datos sobre el nivel de temperatura actual en diferentes puntos del motor.
  • Termostatos de aceite
    En los cambios automáticos son los termostatos del aceite de transmisión los que regulan la temperatura del aceite. De este modo, se reduce sensiblemente la fase de calentamiento y la transmisión se mantiene posteriormente a una temperatura de servicio idónea. El resultado: menor desgaste, mayor confort en el cambio de marcha y ahorros de combustible de alrededor del 1% en los ciclos de conducción habituales.
  • Termostatos de recuperación de gases de escape
    Regulan el flujo de refrigerante mediante el radiador de recuperación de gases de escape, por lo que se diferencian del resto de termostatos de la cartera de MAHLE Aftermarket en cuanto al campo de aplicación.

La metodología de la denominación de venta y las abreviaciones de producto derivadas ya es conocida del ámbito de los filtros: a la abreviatura de la denominación de venta le siguen el número correlativo, la temperatura de apertura y finalmente la información sobre una junta que se incluye por separado en el suministro y que es reconocible por la letra “D”. El termostato de anillo obturador con el número correlativo 159, una temperatura de apertura de 87 ºC y junta incluida presenta, por tanto, la denominación “THD 159 87 D”.

Con la asunción de las actividades de venta en el mercado del recambio de termostatos Behr Thermot-tronik por parte de MAHLE Aftermarket, este sistema de identificación de modelos de termostatos claro y fácilmente memorizable se aplicará en todos los mercados. Los termostatos que hasta el momento estaban contenidos en el programa de Behr Thermot-tronik recibirán una referencia de venta traducida en forma correspondiente. Durante la fase de transición también se podrán realizar pedidos con el número de Behr Thermot-tronik usado hasta ahora, ya que, al recibir el pedido, este se cambia automáticamente al nuevo número de MAHLE Aftermarket.

Denominaciones de venta y abreviaciones de producto derivadas

Denominación de venta en españolDenominación de venta internacionalAbreviación
Elemento del termostatoThermostat InsertTX
Termostato de anillo obturadorThermostat, Heavy DutyTHD
Termostato de carcasaThermostat, HousingTH
Termostato integralThermostat, IntegralTI
Termostato de diagrama operativoThermostat, Map-controlledTM
Conmutador térmicoTemperature SWitchTSW
Sensor térmicoTemperature SEnsorTSE
Elemento de trabajoThermostat, Wax elementTWX
Termostato de aceiteThermostat, OilTO
Termostato recuperación gases de escapeThermostat, EGRTE

X = elemento

Folleto Técnico


Descargar [PDF; 1007 KB]

Video de Termostatos MAHLE