El ABC de diagnóstico de los turbocompresores MAHLE Original.

Los defectos del turbocompresor suelen deberse a las siguientes causas:

  • Lubricación insuficiente
    En caso de lubricación deficiente suelen fallar los cojinetes, por lo que la rueda del compresor y la rueda de turbina rozan en sus carcasas.
  • Aceite sucio
    El aceite de lubricación sucio provoca la formación de estrías en los gorrones del eje y en el cojinete. Los orificios para aceite y las juntas se obstruyen y originan elevadas pérdidas de aceite.
  • Penetración de partículas extrañas
    Las partículas extrañas que penetran a través de un filtro de aire defectuoso, por ejemplo, destruyen la rueda de la turbina o del compresor. El desequilibrio provocado daña el alojamiento del turbocompresor.