Electromotores MAHLE Letrika: potencia y control

MAHLE Letrika está en disposición de ofrecer todo tipo de productos a los fabricantes de vehículos con accionamiento eléctrico y a los talleres que los reparan: por ejemplo, motores de corriente continua y alterna, motores magnéticos permanentes sin escobillas, reguladores y unidades maestras de control, conmutadores magnéticos, pantallas y teclados. Los campos de aplicación van desde automóviles hasta vehículos de limpieza, pasando por carretillas elevadoras. Pero no solo eso: además del accionamiento y el control, también abarcan el sistema hidráulico. Se pueden usar incluso en barcos, cabrestantes o sistemas de aire acondicionado. Además, nuestros experimentados ingenieros colaboran con los diseñadores a la hora de buscar nuevas aplicaciones.

Nuestros electromotores se someten a las máximas exigencias

Los accionamientos eléctricos deben desempeñarse a la perfección en muchas situaciones extremas: por ejemplo, líquidos agresivos, humedad debida a la niebla o a salpicaduras de agua, polvo, calor y frío extremo o vibraciones. Nuestros componentes están perfectamente preparados para ello. Gracias a décadas de experiencia práctica, a una adecuación óptima a la respectiva aplicación y a exhaustivos test en profundidad realizados en los laboratorios de MAHLE Letrika. Gracias a este know-how y a los procesos con certificación ISO 9001, nuestros clientes obtienen siempre unos productos que destacan por su máxima resistencia y fiabilidad. Naturalmente, también se cumplen e incluso se superan los requisitos de la directiva de compatibilidad electromagnética, así como las directivas y normas internacionales.

Para la seguridad de las personas, los motores y el medio ambiente... solo lo mejor

Hay disponibles motores de accionamiento con las más diversas características de hasta 18 kW, motores de control de hasta 2 kW y distintos motores hidráulicos de hasta 28 kW. Sus rangos de tensión van desde los 12 V hasta los 80 V debidamente protegidos con fusibles. En función de la aplicación, los motores son extremadamente silenciosos, resistentes ante las sobrecargas breves o especialmente bien sellados contra la penetración de aceite.